Educación familiar: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

La familia es uno de los principales agentes educativos. No será la primera ni la última vez que leáis algo así. Está claro que a través del día a día familiar nos formamos, crecemos y nos descubrimos a nosotros mismos, aunque luego entren en juego otros agentes sobre los que también deberemos reflexionar. 

 

El baile de poderes y responsabilidades

Generalmente crecemos en un ambiente del que recibimos mensajes, de forma directa o indirecta, cada segundo. Mensajes que, obviamente, nos educan: el ser humano nunca deja de aprender y nuestras experiencias vitales acaban siendo algo fundamental en este aprendizaje. Precisamente, de esto quiero hablaros: de lo importante que es ser conscientes de qué experiencias generamos en familia.

Como decía al inicio del post, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Guiar a los hijos no es tarea fácil. Nosotros tenemos unas expectativas que deseamos que se cumplan, es algo normal y difícil de eliminar. Tener expectativas sobre nuestra vida y la interacción con otros forma parte de nuestra personalidad. El problema, a mi parecer, surge cuando dejamos de revisar esas expectativas y empezamos a aceptarlas como promesas de futuro. Así, día tras días generamos mensajes que acaban impregnando la personalidad de los y las peques de casa. Que acaban formando su conducta, sus valores, sus miedos, incluso sus puntos fuertes y débiles. 

Claramente, no somos los únicos protagonistas. Conforme crecen y se vuelven independientes, veremos cómo salen de ese ambiente que hemos creado, aprenden de otros ambientes y personas y terminan, poco a poco, descubriéndose a sí mismos. Sin embargo, antes de que llegue ese momento, nosotros habremos pasado muchísimo tiempo con ellos, por lo que merece la pena plantearse si estamos viviendo ese tiempo o gastándolo. 

La familia tiene un poder importante. En ocasiones, termina siendo impositora de normas que generamos poco a poco, casi sin darnos cuenta. Sobre las que no solemos reflexionar y que recaen en los pequeños de la casa de forma unidireccional, sin diálogo ni opción a cambio. Otras veces genera un diálogo, facilita aprendizajes y vivencias pero detrás de la dinámica familiar termina habiendo un “dejar hacer” del que también es complicado salir. La conclusión es clara: no hay familia perfecta.

Entender nuestra responsabilidad familiar como la necesidad de ser perfectos supone generar estrés parental y frustraciones, además de ser una auténtica utopía. Pero entonces ¿cuál es la clave para aceptar nuestro poder y ejercer nuestra responsabilidad? 

 

Saber revisarnos

Si la familia perfecta no existe, creo que a lo que más podemos aspirar es a la revisión de nuestro papel. A aprender constantemente sobre esa responsabilidad que hemos adquirido y ejercer nuestro poder de la manera más democrática posible. La clave no está en ser una familia Instagram, pero sí en conocer nuestros puntos débiles y fuertes, comprender qué podemos hacer y ponernos manos a la obra.

Al igual que nosotros generamos expectativas sobre los demás, la sociedad genera expectativas sobre nuestro papel como familia. Y, dependiendo de nuestro contexto, entenderemos que hemos de ser más autoritarios, permisivos, o democráticos. Es más: acabaremos siendo una mezcla de esos tres estilos de crianza de los que tanto hablamos.  

Es importante que sepamos plantearnos preguntas de reflexión que nos hagan comprender la dinámica familiar y, si es necesario, cambiarla. Que entendamos nuestro papel como un aprendizaje más. Porque sin duda, a ser padres no se aprende en un curso ni en un libro: se aprende generando experiencias. Eso sí, esos cursos y libros pueden ayudarnos a revisarnos, reflexionar, comprender y construir nuevos momentos que nos hagan crecer juntos. 

La educación familiar debe incitar a la reflexión y el crecimiento propio.

Cada vez que hablo de educación familiar trato precisamente de fomentar la autoreflexión. De entender el ser padres como un camino, una experiencia más llena de aprendizajes en la que nadie, absolutamente nadie, es experto. Puede que en algunos momentos caiga en mi propia trampa y acabe contradiciéndome, pero en cada charla, cada curso… procuro dar ejemplos y dejar claro, unidad tras unidad, que la familia perfecta es un fantasma.

Es lo que he intentado en el curso Educación en Valores: Educar a través del ejemplo de Escuela con corazón. Ayudaros a conocer la educación en valores, algunos conceptos clave de vuestra dinámica familiar, pero también proponeros actividades donde podáis reflexionar y seáis vosotros mismos los que guieis vuestro aprendizaje. Para mí es importante que crezcáis a través de lo que reflexionáis sobre vosotros y no por lo que yo os pueda transmitir. 

Espero que a través del curso podáis aprender de mí tanto como yo aprenderé de vosotros, pero sobre todo, espero que podáis revisar vuestro poder como familias, para ejercer esa responsabilidad de forma que creéis en familia un conjunto de experiencias y momentos que les hagan crecer como personas y descubrirse a sí mismos, más allá de las expectativas que nosotros podamos esperar. 

Leer más


Muestra a tus hij@s o alumn@s que son talentos@s

Una de las premisas fundamentales que debemos tener en cuenta paramostrarles a nues tros hij@s o alumn@s que son talentosos es fomentar la creatividad.

Muchas de las cosas que obtenemos en esta vida son un proceso de fe, perseverancia y actitud, ya sea un proceso educativo, profesional, religioso, deportivo o social. Por lo tanto, el que nuestros hij@s o alumn@s comprendan que tienen un talento dentro de ellos también es un proceso. No podemos llamar a un niño de seis años y decirle: “Hijo, no te preocupes por nada, tú tienes un talento, lo encontrarás y serás alguien en esta vida”. No, por desgracia esto no funciona así. El encontrar un talento es un proceso lento y costoso de experimentar y sentirse bien a la vez. Hay gente que tarda media vida en encontrar su misión, el para qué a venido a este mundo.

Se ha escrito y se ha estudiado durante muchos años sobre la creatividad. Sintetizando al máximo separaría en dos vertientes las opiniones que existen sobre el concepto de la creatividad:

Hay historiadores que señalan que algunos niños tienen la suerte de ser creativos y otros no. Otros estudiosos creen que todos los niños son creativos, cada uno en un ámbito diferente. La diferencia radica en que a unos se les anima a ser creativos y a otros.

En mi opinión, me quedo con la segunda idea, ya que creo que la diferencia radica en que a unos se les anima a ser creativos y a otros.

Una vez, en un colegio pude experimentar de primera mano ejerciendo como docente, una situación donde una familia limitó el aprendizaje a su hijo y otra familia lo hizo volar.

Estábamos trabajando las tablas de multiplicar y a nivel de contenidos de segundo de primaria se debían presentar a los alumn@s las tablas de multiplicar hasta la del seis. Nosotros íbamos trabajándolas de una manera muy amena, ya que todos los viernes realizábamos torneos de tablas de multiplicar de forma escrita y oral. Y lo más importante, sabían para que les iba a servir saberse las tablas de multiplicar.

Al mismo tiempo, traje medallas y copas que tenía por casa e hicimos en clase nuestro pequeño museo de trofeos. Tengo que decir que esto fue un gran aliciente para el alumnado, ya que cada viernes había entrega de trofeos: al más rápido, al que cometía menos errores, al progreso, etc. Todo esto acompañado de la gran ovación de sus compañeros y el orgullo de mostrar al resto del colegio que trofeos tenían en su aula. Te voy a confesar un secreto, se me fue de las manos. Los niños empezaron a estudiar como nunca lo habían hecho en su vida. No fallaban, todos iban a “tope”, les encantaban las tablas, querían más y más y más. Y cuando esto pasa, hay que aprovecharlo.

Así que nos olvidamos de los contenidos mínimos que marcaba el currículo y nos fuimos a por la tabla del 10 antes de vacaciones de Pascua. Y aquí vienen las dos posturas diferentes de familias con las que me encontré:

FAMILIA 1. Me llamó un día una madre desde la puerta.

Ella estaba con su hijo y me dijo:

- ¿Qué quiere decir esto de tanta tabla de multiplicar? Yo me he informado y solo tienen que aprender hasta la tabla del 6, y ya van por la del 5. Yo no tengo tanto tiempo para estar preguntando cosas a mi hijo que no son necesarias para este curso.

No os podéis imaginar qué cara se me quedó. Y mi respuesta fue:

- A los alumnos de mi clase nadie les pone límites para aprender. Así que si usted no quiere preguntarle las tablas a su hijo ya se las preguntaré yo entre clase y clase. Pero que sepa que la semana que viene vamos a aprender la tabla del seis. Que tenga una buena tarde.

Acto seguido me agaché a la altura del niño y le dije:

- Nos vemos mañana. Seguro que harás un buen torneo de tablas, no te preocupes.

Esta fue la situación con la que me encontré y con la que cientos de niños se encuentran a diario en sus hogares. Por suerte, los dos juntos, el niño y yo, le demostramos a su madre que no hay que poner límites para aprender si uno tiene ganas y está motivado.

FAMILIA 2. En la misma clase tuve otra situación bien distinta. Cuando llegamos a la tabla del 10, di por zanjado el torneo de tablas y les expliqué que existían más tablas de multiplicar que se podían aprender (la tabla del 11, 12, 13, 14, etc.), pero que no se utilizaban con tanta frecuencia, por lo que íbamos a aprender otras cosas.
Y ahí la sorpresa. A la semana de dejar las tablas, me dijo un alumno:

- Me he estudiado la tabla del 11, ¿la puedo decir a la clase? Da igual cómo, seguida, salteada, como sea.

Le dije:

- Adelante.

Se la sabía perfecta. A la semana siguiente: “Me he estudiado la tabla del 12, ¿la puedo decir a la clase?” A la siguiente semana la misma cantinela. No te digo más, me tocó estudiar hasta la tabla del 14. Y solo hasta la del 14 porque se acabó el curso. Esto no terminó ahí.

Teníamos que premiar a este alumno, yo en primer lugar. Así que hablé con la maestra de sexto de Primaria y le pregunté si podía dejarme a su mejor alumno en Matemáticas un viernes por la tarde durante 15 minutos, ya que queríamos organizar un pequeño torneo matemático. Ella aceptó inmediatamente. Como los vaqueros, cara a cara y con el maestro de refuerzo haciendo las preguntas para que todo fuera neutral. El torneo consistía en diversas pruebas, tanto escritas como orales, y todo se decidió en la prueba final. Tres preguntas de tablas al azar, al más rápido, ya que en las pruebas anteriores ninguno de los dos alumnos hizo ningún error. ¿Y qué es lo sucedió? Que el alumno de segundo de primaria ganó el torneo.

Aún recuerdo a todos sus compañeros vitorear su nombre. Como anécdota en la reunión individual familiar, recuerdo a su padre que me dijo a modo de guasa: <<¿no te has pasado con los torneos de tablas? Me tocó estudiar con mi hijo hasta la tabla del 14>>. Y yo le contesté: <>.

¡Qué maravilla que los niños sepan que nunca hay que limitar su aprendizaje!

 

¿Qué sucede cuando se eliminan los límites del aprendizaje?

Cuando se eliminan los límites del aprendizaje es cuando nos sorprendemos de lo que pueden aprender los niñ@s.

Creo que la creatividad de un niño florecerá si se le estimula desde el hogar o desde la escuela, existiendo indicadores básicos para detectar la creatividad . Por desgracia, en muchas ocasiones se les enseña a vivir a salvo, a evitar los riesgos de hacerse daño, a conformarse, a amoldarse, a ser uno más en el grupo, una oveja más en el rebaño, a andar de puntillas por la vida en vez de bailar y correr por ella, y en consecuencia, no son conscientes de lo grandes y creativos que pueden ser cada uno de ellos.

No quiero transmitir que debamos ser demasiado permisivos con nuestros hij@s o alumnos. El niño creativo no es malcriado. La creatividad no significa irresponsabilidad, significa aplicar los propios pensamientos e ideas de uno mismo a cualquier problema o actividad en la vida, sin preocuparse por lo que piensen los demás.

Como educador hay un sueño que se repite muchas noches en mi cabeza: que los niños a quienes se les permite y anima a que sean ellos mismos brillan como el sol de mediodía. Criar a tus hijos en la creatividad no requiere de ti más tiempo ni energía, sólo una actitud distinta, una actitud creativa.

 

 

Leer más


En escuelaconcorazon.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies