5 libros de Imprescindibles sobre Educación

En escuela con corazón estamos comprometidos con la formación permanente del sector educativo. Por eso, además de formar a padres y docentes para que adquieran las competencias necesarias para educar en el S.XXI, queremos contribuir en esta semana de la lectura, recomendando 5 libros imprescindibles sobre Educación, escritos por nuestros formadores.

5 libros imprescindibles sobre educación:

  1. Neuroeducación. Gestiona sus emociones, mejora su aprendizaje. Belén Piñeiro

La labor educativa tiene como objetivo principal modificar el cerebro del niño cada día. Por eso, es fundamental que todos aquellos que trabajamos en contacto directo con la infancia, poseamos los conocimientos suficientes sobre el funcionamiento del cerebro y el proceso de enseñanza-aprendizaje.

¿Qué aprenderás en este libro?

  - Descubrirás las principales áreas del cerebro y sus funciones.
  - Adquirirás los conocimientos que te permitan facilitar herramientas a tus niños de gestión emocional.
  - Conocerás las principales estrategias para potenciar su desarrollo cognitivo.
  - Sabrás cómo ayudar a tus pequeños a crecer con una buena autoestima y autonomía.
  - Prácticas que te muestren como resolver los conflictos del día a día con firmeza y cariño al mismo tiempo.
  - Adquirirás más confianza y seguridad en tu labor educativa.
  - Disfrutarás, al fin, de tu labor como progenitor y/o educador.


¿Te sumas al cambio de paradigma educativo? ¡La educación del siglo XXI ya es una realidad. ¡Benefíciate de los últimos descubrimientos en neurodesarrollo en la educación de tus niños! Más información, aquí.

 

 

  1. En búsqueda del éxito educativo. Javier Oliver

En estos últimos años, después de reflexionar sobre cuáles son las adversidades que están sufriendo los jóvenes y tras analizar nuestra realidad educativa, dónde estamos y qué consecuencias tiene vivir en esta era, En búsqueda del éxito educativo te va a mostrar los cinco pilares fundamentales que se necesitan desarrollar para hacer frente al paradigma social con el que vivimos. Una vez adquirida la noción de que la educación es un proceso. Que no existen atajos. Y que dicho proceso lo marcan los diferentes intereses evolutivos del educando. Ya sea un niñ@, un adolescente o un adulto. Debemos entender que el éxito no son los cinco minutos que permaneces en la cima tras escalar una montaña. El éxito es el proceso de dicha ascensión. Cada brecha que sobrepasas, cada caída, cada retroceso, cada paso. Eso el éxito, y no tan solo para un escalador, sino también para la vida. Desde el comienzo de mi peregrinaje en el mundo de la educación, tenía clara una premisa: educar con coherencia respecto a las necesidades educativas que el alumnado demandara. Y es por ello, que en este libro vas a encontrar las claves, herramientas, tips, actitudes y sobre todo consciencia a la hora de educar. Todas estas ideas te van brindar la posibilidad de orientar y enseñar a tus hij@s o alumnado a ser críticos en cada una de sus acciones, permitiéndoles ser competentes dentro de esta realidad social. Más información, aquí.




 
  1. Educar las emociones en la primera infancia. Belén Piñeiro

¡Consigue que tus niños se beneficien de los resultados de la Educación Emocional! Este proyecto de intervención se ha diseñado para ofrecer a los niños una pequeña base de aprendizaje social y emocional. A través de diversas actividades se intentará ofrecer pequeñas herramientas para enseñar a los más pequeños a tranquilizar sus mentes, a relajar el cuerpo y a sentirse cómodos consigo mismos y crear buenas relaciones con los demás. A lo largo del proyecto, aprenderemos mecanismos que ayuden a identificar las emociones propias y ajenas, a desarrollar la empatía, a hacer frente a los miedos, a trabajar en equipo y a resolver conflictos de forma constructiva. Para ello, se propone una metodología activa y participativa, que convierta a los niños en los protagonistas de su propio aprendizaje. Más información, aquí.

 

¿Qué beneficios aporta la educación de las emociones y de las habilidades sociales? Veamos algunos puntos concretos de mejora:

  - Incremento de la autoestima.
  - Incremento del éxito académico.
  - Mejor salud mental.
  - Desarrollo de las habilidades sociales: Incremento de comportamientos prosociales.
  - Disminución de la ansiedad.

La educación emocional dede comenzar a trabajarse a los 2 o 3 años y debe durar hasta, por lo menos, el final del instituto. Hay una gran revolución educativa pendiente. Nuestro país, va con bastante retraso. Políticos, maestros y padres, somos los encargados de llevar a cabo esta revolución. ¿Te apuntas?

 

 

 

 

 

  1. Atención integral al niño con Altas Capacidades. Asela Sánchez Aneas

En este libro podéis encontrar el proceso que se debe seguir para realizar la evaluación y diagnóstico en las Altas Capacidades Intelectuales. Pero, después del diagnóstico, ¿qué deben hacer maestros, profesores y padres? Este tema debe abordarse desde una nueva perspectiva que tenga en cuenta tanto las características cognoscitivas como las emocionales, ya que está comprobado que no es suficiente con tener inteligencia cognoscitiva para lograr el éxito en la vida, pues necesitamos de aquella otra inteligencia para lograrlo. No se debe perder de vista su desarrollo emocional y social que, muchas veces, debe ser tratado para su adecuada evolución ya que, habitualmente, no evoluciona al mismo ritmo que sus capacidades cognoscitivas. Se debe conocer el funcionamiento del cerebro del niño con AACC y todo aquello que lo caracteriza ya que es tremendamente importante para poder comprenderlo y ayudarlo. Con la lectura de este libro, adquiriréis una visión integral del niño, podréis comprender las disincronías y demás aspectos que lo caracterizan y saber de las estrategias más adecuadas para intervenir en ellas. El objetivo es aprender las herramientas necesarias para ayudar al niño a SINCRONIZAR sus DISINCRONíAS y otros problemas que pueden presentar y así conseguir su DESARROLLO INTEGRAL. Más información, aquí.

 

Y no nos olvidamos de la lectura de los más pequeños. ¿Qué te parece un libro + una guía didáctica para trabajar en valores?

 

  1. Las gafas de Guille. Belén Piñeiro

Con sus enormes gafotas, Guille sólo se fija en las cosas malas que pasan a su alrededor. A lo largo de este cuento, aprenderá que si presta atención, siempre hay algo bueno por lo que estar agradecido. Además, incluye una guía con una gran cantidad de imprimibles para que los más pequeños disfruten con Guille y el resto de personajes de la historia y, además, información útil para papás y educadores para sacarle el máximo partido al cuento y educar en valores a niños de 3 a 6 años.Más información, aquí.

 

Esperamos que te hagas con estos 5 libros imprescindibles sobre educación y que disfrutes con ellos del maravilloso hábito de la lectura. ¿Cuáles son tus libros favoritos sobre este tema?

 

 

 

Si te gustó este artículo, te gustará

Descubre el talento que hay en tu interior

  • 29 March, 2018

¿Por qué no vibrar y disfrutar no sólo con tus hobbys, sino también con tu profesión? ​Todos y cada uno de nosotros sabemos que somos únicos. Pero la mayoría pasamos por desapercibido que también tenemos un talento único.

Debido a lo que nos está aconteciendo en las últimas décadas en materia de educación, no lo definiría como una crisis, sino más bien como una globalización determinada por diferentes factores globalizadores. ¿Te propongo un trato para hacer frente a esta globalización social? A partir de hoy vamos a adquirir una noción que nunca nos hemos parado a pensar. Todos y cada uno de nosotros tenemos un talento, que además de ser único, nos hace ser grandes, excelentes y distinguidos.

Pero aquí viene la cuestión clave, ¿estimulamos a nuestros hij@s o alumn@s a que se pregunten qué piensan de ellos mismos? ¿Saben ellos en qué son buenos? Y lo más importante, ¿en qué son felices? ¿O preferimos simplemente ser aprobados por la sociedad donde vivimos? Tenemos que ser conscientes de ello y elegir: o nos centramos en vivir de acuerdo en qué pensarán los demás de nosotros, o comenzamos el camino de la búsqueda de nuestro talento y felicidad. 

Si queremos que nuestros hij@s o alumn@s encuentren su talento innato, tenemos que eliminar el único obstáculo existente para la propia grandeza de un niñ@, que no es otro que el temor a ser distinto.

Existen varias técnicas para encontrar el talento de un niño. Una de las más importantes a seguir es que los niñ@s tienen que experimentar todo lo que esté a su alcance, ya sea a nivel deportivo, en el ámbito alimenticio o en las amistades y relaciones que tienen a diario. Dejemos que practiquen todos los deportes que deseen, y así experimentar diferentes sensaciones, normas y valores. Dejemos que prueben sabores exquisitos que ofrece la vida. Dejemos que sean ellos mismos los que decidan si esa relación les aporta algo o no. Todo ello, sin dejar de orientarlos por ser sus padres, madres o tutores.

En ocasiones hay familias que les dicen a sus hij@s que no se relacionen con un compañero en concreto, u otros que asisten a una tutoría y plantean la opción de cambiar de sitio a su hij@ porque no quieren que esté sentado al lado de otro alumn@. En muchos de estos casos son las propias familias las que tienen algún problema entre ellas y lo focalizan con sus hij@s. Nos olvidamos que se trata de niños, que en un aula pocas veces hay maldad entre ellos y que pese a todo, pueden aprender unos de otros. ¿Quiénes somos nosotros para prohibir una amistad o una relación? 

La idea es animar a que los niños experimenten todo lo que puedan porque es clave para encontrar su talento. Aunque el talento no se encuentra por sí solo, hay que complementar dicha experiencia. Es esencial que durante el proceso en que tu hij@ o alumn@ esté buscando su talento, ir haciéndole las preguntas mágicas en cada una de las situaciones que experimentan: ¿esto que estás haciendo te hace feliz?, ¿por qué te gusta?, ¿disfrutas cuando lo haces? Así de fácil.

Cuando una persona hace algo que le gusta y al mismo tiempo es feliz sin importarle el día de la semana o la hora que está realizando esa actividad, está encaminada a descubrir su talento. Sin olvidar, que cuando detectemos que nuestro hij@ o alumn@ está disfrutando, es el momento de transmitirle que nos encanta verle feliz, multiplicando por diez su entusiasmo por esa actividad.

Para darnos cuenta de nuestros talentos, a medida que vamos experimentando en el transcurso de nuestras vidas, debemos saber en qué somos muy buenos. No vale afirmar que soy simpático, juego bien al fútbol o pinto cuadros y le gustan a mi familia. Debemos ser críticos con nosotros mismos, sabiendo cuáles son nuestras habilidades, hobbies, intereses y metas, al igual que nuestras limitaciones. Cuando lo consigamos seremos capaces de poder transmitirlo a nuestros hij@s o alumn@s.

¿Cómo? Un día uno de mis mentores me dio un consejo: ¿Quieres encontrar tu talento? Sólo hay una forma de encontrarlo. Enciérrate en tu habitación y detalla sobre papel todas y cada una de tus virtudes. No salgas de allí hasta que hayas llenado una hoja por delante y por detrás.

Tras una hora escribiendo en una hoja en blanco mis aptitudes y habilidades tenía que encontrar el punto donde se cruzaban dos flechas. Una flecha era la de mis talentos, es decir, qué cosas sabía hacer muy bien, al mismo tiempo que sentía pasión y felicidad cuando las llevaba a cabo. Así de fácil. La otra flecha era encontrar a quién podía servir con mis conocimientos actuales, mi talento, y en concordancia con la sociedad con la que vivimos. Digo esto porque hay que tener clara una premisa: si somos talentosos en cualquier habilidad determinada y ese talento no lo ponemos al servicio de los demás, no estamos aprovechando nuestro talento.

¿Qué quiero decir exactamente? Imagina que el mejor futbolista no jugara en ningún equipo. Que el cantante que más discos ha vendido no hubiera grabado ninguna canción. Que el pintor más grande se hubiera dedicado a cocinar, en vez de reflejar su visión del mundo en sus cuadros.

Por lo tanto, tras analizar las dos flechas y encontrar el punto donde se cruzan, ¡eureka! Es cuando has encontrado tu talento y, aún más importante, a quién vas a servir. 

Ahora bien, ¿qué hacer cuando ya has encontrado tu talento? Es decir, ¿qué hacer cuando disfrutas, te apasionas, gozas y sientes con lo que estás haciendo? Hay que volverse un genio en esa tarea. Como bien cita Sergio Fernández (escritor, conferenciante y formador), una de las mejores formas de conseguirlo es llevar a cabo la teoría de las 10.000 horas. Significa formarse, aprender, experimentar, aplicar, fallar y volver a empezar el ciclo durante 10.000 horas en tu campo determinado. De este modo, sin darte cuenta, te vuelves un experto en tu talento, ya sea en dibujar, construir, escribir, transmitir, administrar o comercializar.

Una vez un viejo sabio me dio un consejo: “En esta vida lo único que tienes que hacer es levantarte y ser feliz”. Y le pregunté: “¿Y cómo hago eso?” A lo que recibí como respuesta: “Vibra con todo aquello que hagas”. 

No tardé mucho tiempo en darme cuenta de lo importante que es en esta vida disfrutar de lo que haces. Es inverosímil que aún haya gente que detesta los lunes esperando que sea viernes, porque no es feliz en lo que hace profesionalmente. ¿Por qué no vibrar y disfrutar no sólo con tus hobbys, sino también con tu profesión? La clave es sencilla, descubre tu talento y ponlo al servicio de los demá​s.

 


¿Porqué educar en emociones?

  • 15 March, 2018

ARTÍCULO 1: EDUCACIÓN EMOCIONAL PARA ADOLESCENTES

    Todas las personas, cada día sentimos, pensamos y actuamos, es por ello que aprender a gestionar nuestras emociones conscientemente, y utilizar nuestras habilidades para relacionarnos con los demás, nos puede permitir superar las dificultades que pueden surgir de forma cotidiana de forma más eficaz y adaptativa.

    ¿La educación se trata de enseñar a resolver problemas matemáticas?, ¿o trata también de enseñarles a resolver las dificultades?. Durante muchos años la tendencia ha sido educar pensando en la inteligencia lógica-matemática, la naturalista o la lingüística. ¿Y qué pasa con el resto de inteligencias? Mucho más importante, ¿qué pasa con la inteligencia emocional?

     En las sesiones de “Educación Emocional para adolescentes” encontrarás las claves para aplicar la educación emocional en el aula, aunque siempre recomendaremos que se practique en la vida diaria. Podemos aprender mucho sobre nosotros mismos si ponemos el foco en las emociones, y además serviremos mejor como modelo a través del aprendizaje por obeservación o técnica del modelado.

     Pero…¿Qué es una emoción? Depende de a quien le preguntes, te dirá una cosa u otra. Por ejemplo, la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define emoción como una “alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática”.

    ¿Piensas que es una definición acertada? Ciertamente, se trata de una alteración del ánimo de ese momento, que puede ser más o menos intensa, dependiendo de la evaluación subjetiva de cada persona, que puede ser placentera o displacentera, que suele ir de la mano de manifestaciones corporales.

    Cuando se trata de emociones el quid de la cuestión es el manejo y gestión emocional. No hay emociones “buenas” o “malas”, todas las emociones nos hacen movernos, son adaptativas, nos envían señales de que algo no va como debería, o de que todo va bien… ¿Sabemos manejar nuestras emociones? ¿Conocemos nuestras emociones? Podemos estudiar a Daniel Goleman hasta la saciedad, aunque nos quedaría la parte práctica, la de bajar al terreno y ensuciarnos las manos.

    ¿Cómo ser entonces un buen educador en el manejo y gestión emocional? Lo ideal sería aprender la parte teórica y práctica.

    ¿Y cómo aprender la parte práctica? Se puede recurrir a alguien con experiencia en la educación emocional para adolescentes, como es Mari Carmen López Martínez, que durante muchos años ha estado trabajando en la asociación ASSEX (Asociación de Sexualidad Educativa) en Programas de Educación Emocional para adolescentes, además de colaborando con el Programa de Educación Emocional Arco Iris de Ana Peinado y Raúl Gallego, sobre todo el ámbito del profesorado.

    “Educación Emocional para adolescentes” está horneado con mucho cariño y esfuerzo. Es por ello que si quieres saber más sobre Educación Emocional para adolescentes, gestión y reconocimiento emocional, no lo pienses más, ¡es tu oportunidad!.

 

Mari Carmen López Martínez

 


Prevención y gestión del acoso escolar

  • 02 September, 2018

La realidad muestra que la sociedad va sufriendo cambios que hacen que uno de los valores que prima como forma de vida es conseguir el éxito y el poder a toda costa aunque sea utilizando medios como la violencia. Hace unas décadas, lo importante  era ir al colegio o instituto e intentar ser el mejor académicamente y, de hecho, el líder solía ser el considerado mejor estudiante, al que los compañeros valoraban y anhelaban poder llegar a ser. Asimismo, el profesor destacaba y hacía explícitas sus cualidades públicamente en el aula, con la intención de que más alumnos se animaran a imitarlo.

 

Se ha demostrado que altos índices de acoso escolar y de problemas de convivencia conllevan una disminución de los resultados académicos para todos aquellos implicados en el proceso de maltrato. Debemos actuar tanto desde la PREVENCIÓN COMO DESDE LA INTERVENCIÓN EN EL ACOSO ESCOLAR con el objetivo de ayudar y orientar a los padres y profesionales, ya que son ellos los responsables de crear las bases sólidas sobre las que van a crecer nuestros menores, así como detectar a tiempo el origen del acoso escolar para atajarlo desde la raíz. Muchas de las personas implicadas por diferentes motivos en la enseñanza, se sienten profundamente preocupados por la violencia y agresividad que los niños y adolescentes manifiestan en la actualidad.

 

Los niños nacen sin saber dónde están los límites de su comportamiento, por tanto, somos los adultos los responsables de ir cercándoles, en el día a día, enseñándole lo bueno y malo de su conducta. Los hijos no se educan solos y somos los adultos (padres, profesores, tíos, abuelos…), desde la parcela que ocupamos, los responsables de hacerlo.

 

Cuando un menor comete un delito, sí que merece un castigo, pero también es necesario EDUCARLE, dotándole de las habilidades de las que carece para no recaer en la misma conducta inapropiada.  Por tanto, esta en las manos de todos nosotros el proporcionarle las pautas de crianza y educación en su vida diaria, tal como lo hacemos con otras enseñanzas. Debemos conseguir la concienciación sobre el problema, así como la implicación por parte de todos para criar niños y adolescentes con una ELEVADA INTELIGENCIA EMOCIONAL para que puedan actuar de forma coherente con ellos mismos y los demás.


En escuelaconcorazon.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies